Un hombre murió tras caer de una escalera

LOCALES 24 de enero de 2021 Por Eugenia Serrano
El hecho ocurrió en 15 (664 y 665), la ambulancia tardó 35 minutos, y varios vecinos organizaron un operativo para que puediera llegar, evitando los pozos. Fue trasladado al Hospital San Martín donde falleció.
same

La tarde del sábado mas ardiente de este enero conmovió al barrio. Pasadas las 17 horas familiares de Alberto Taramasco de 73 años, pidieron ayuda a los vecinos de 15  entre 664 y 665 explicando que el hombre habia resbalado de una escalera a tres metros de altura.

Tras activarse los grupos de alerta algunos acudieron al lugar y otros empezaron a peregrinar por diferentes rincones de Villa Garibaldi buscando una línea en la pantalla  de su celular que le permitiera comunicarse con el sistema de emergencias médicas, con el 911, o tratando de encontrar alguna patrulla que sirviera de ayuda.

Casi inmediatamente, en alguno de los grupos de Whatsapp alguien anunció que el Same estaba en camino. Si bien la noticia significaba un alivio, los vecinos sabian que 15 es una calle intransitable y que para poder acceder al lugar es necesario entrar por 16 y doblar por 665. Con esa preocupación otro vecino esperó la ambulancia en Avenida 7 y la escoltó hasta la casa de Taramasco.

20190727_200341_0016

Segun cuentan los testigos, la ambulancia tardó 35 minutos y cuando llegaron los profesionales encontraron a una médica, que está cunstruyendo su casa en el barrio y estaba circunstancilamente en el lugar, que  hizo las primeras atenciones sobre el cuerpo del hombre.

El resto de la historia es parte de una asistencia a una emergencia médica de rutina, que se puede informar como que el herido fue trasladado rápidamente al Hospital San Martín con fuertes golpes en todo el cuerpo, que permaneció internado y que en horas de la madrugada falleció. 

Sin embargo para los vecinos que escucharon los gritos del yerno de Alberto que corrió a la casa mas cercana; que pidieron ayuda a traves de las redes sociales y los grupos, que corrieron buscando señal y rastreando el recorrido de una ambulancia que necesitó ayuda para llegar al lugar; la historia no se olvidará facilmente.

Los de esta zona sabemos que hay calles por las que es imposible conducir, que para hablar por telefóno hay que esperar un milagro y que tenemos que agradecer cuando las ambulancias y los bomberos llegan a tiempo. Estamos aconstumbrados, aceptamos esta realidad, hasta que un dia pasa algo que nos estremece y nos da bronca porque si tuvieramos señal y las calles no tuvieran pozos y los servicios de emergencia funcionaran mejor, no nos sentiriamos tan desprotegidos y a la buena de Dios.

Te puede interesar

Boletín de noticias

Recibe las noticias en tu mail cada domingo

Te puede interesar